Respondió dulcemente la flor… he nacido al mismo tiempo que el sol…

Ayudános a compartir

La flor, que había trabajado con tanta precisión, dijo bostezando:
-¡Ah, perdóname… apenas acabo de despertarme… estoy toda despeinada…!
El principito no pudo contener su admiración:
-¡Qué hermosa eres!
-¿Verdad? -respondió dulcemente la flor-. He nacido al mismo tiempo que el sol.
LA ROSA Y EL PRINCIPITO…

13105793_1288784531149630_1815306939_o13112535_1288784487816301_394797246_o